Imagina…

Tuve un sueño, en donde los hombres hacían el pan con la cara en alto y eran admirados por eso. En donde las mujeres hacían su magnífica parte, con paciencia y alegría. Y todos se fueron a la playa el fin de semana, ha gozar con el mismo brillo que ostenta alguien que no ha sido tocado por el desgaste de la necesidad.

Fue una revelación de la redistribución de los juicios, y una apertura para mis ojos, con la cual pude notar la esclavitud bajo la que viven algunos, y la tranquilidad de los que tuvieron más suerte.

Esto ha sido hablado por muchos en diferentes idiomas, en obras literarias y en concentraciones civiles, pero muy poco se ha hecho para comprenderlo.

Hay una verdad que me ha llamado la atención, y es que el capitalismo sirve solo cuando es practicado con conciencia social y con una base religiosa. Y que el socialismo se tacha a si mismo porque al igual que el comunismo, que casi es lo mismo -El que no lo sepa, que lo estudie- niega lo espiritual para darle completo poder al trabajo –o plusvalía- y al valor de los activos del país, cronológicamente. Y creo que ha estas altura, la humanidad es consciente de que no podemos vivir sin creer que no hay nada más arriba de nosotros (así sea la verdad o la ciencia).

¿O tal vez quisiera usted esperar a que algo malo le pase para empezar a creer?

Mi pronóstico, como joven Venezolano y habitante del planeta, es que llegará el momento en el que todos nos veremos forzados a compartir, bien sea porque ya no valdrá nada el sistema que nos dio riquezas, o porque de otra forma nada funcionará. Y lo más probable es que sea una cantidad inmensa de sangre la que establezca esa reforma radical en la humanidad. Está muy cerca todo esto, y esa es mi preocupación.

Pienso, que para que no pasé una catástrofe a nivel mundial, los líderes del mundo deben realizar la primera asamblea mundial obligatoria, en la que cada país asuma obligatoriamente su responsabilidad como administrador de una porción del planeta. Todo esto, libre de creencias, razas, y sistemas políticos propios; solo con la finalidad de entablar un debate científico y religioso en donde todos creamos en algo más grande que nosotros, cada quien a su manera; Y sobre todo, con la finalidad de establecer un medio lógico y social para erradicar la pobreza, la esclavitud, y los problemas ambientales.

Las herramientas para trabajar deben ser ofrecidas libremente por cada uno de los países como representantes de la tierra.

El presente es diferente en muchos sentidos al pasado. Estamos enfrentando problemas graves, y cada uno de nosotros está cometiendo actos de lesa humanidad por no hacer nada al respecto.

Nuestras peticiones deben estar dirigidas al poder de nuestros administradores; apartando nuestros problemas cercanos –los de nuestras casas y nuestro país- sino a los problemas de la tierra.

Solo necesitamos que algunos países formen una alianza nueva con esos fines para que todos los demás se les unan.

Debe ser una alianza en donde cualquier integrante sea el portavoz de todos. Puede ser el más humilde, el más pobre, o el menos prendido en armas.

Existirían por primera vez votaciones mundiales, en las que todos daríamos nuestro voto para decidir ofrecer todos nuestros esfuerzos en base a la integración de un fondo común para el problema de todos.

Apuesto a que la humanidad decidiría muy bien… Y que los que más estaríamos de acuerdo somos la juventud, que sale a la calle siempre con júbilo, alegría, y la chispa de la vida.

Existiría por primera vez un concejo supremo mundial, que decidiría ordenando las necesidades urgentes de los países y sin titubeo enviaría la ayuda inmediatamente.

Nuestra calidad de vida se vería mejorada significativamente en todos los campos de la ciencia, en lo social y en lo espiritual; y por primera vez podríamos considerarnos una sociedad avanzada.

En la unión esta la fuerza.

El principio de la idea está sembrada en nuestras mentes desde hace mucho, pero lo he tratado de resumir en esta pequeña carta.

La pregunta es: ¿Por qué no se ha ejecutado esta idea?

Nada es imposible: Afirman algunos.

Aunque nada es imposible, no todo es conveniente: Afirman otros.

¿Lo planteado previamente no es beneficioso en algún aspecto?

Si creen que no se puede, recuerden que la mayoría de nosotros tenemos una mente sagaz pero tenemos pereza mental.

Traten de decirle a alguien que ha aceptado un impedimento físico que no se puede algo, y tendrán la certeza de que todo es realizable.

Esta entrada fue publicada en Voctor. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Imagina…

  1. Víctor Jesús Meza H. dijo:

    “creo que ha estas altura, la humanidad es consciente de que no podemos vivir sin creer que no hay nada más arriba de nosotros (así sea la verdad o la ciencia).” Esa sentencia pende sobre nosotros como una daga hasta que corramos a la inconsciencia de nuestro ámbito. Sólo así me ire tranquilo el fin de semana a la playa con el placer del deber cumplido. Pero sólo una observación -¿La verdad deviene de la ciencia o de la fe?-. A lo mejor las dos cosas son complementarias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s