¿Sacrificamos a una virgen?

Para mí, la vida ocurre mientras llueve… Es increíble, como las gotas de lluvia nos caen encima a todos por igual, y la brisa se las lleva de un lado para otro como una danza entre las hojas de los arboles, a través del espacio que existe entre ellas y yo. Es increíble como esta mañana nublada oculta al sol, con un color grisáceo maravilloso que alienta a la necesidad de buscar abrigo, prendiéndonos de cobijas y calor de ser humano. En este momento, las aves callan, resguardándose de la llovizna, permitiendo que traspase el sonido de la tierra, el sonido poco audible de gotas de lluvia muy ligera, y alguno que otro sonido de ciudad aletargada por una somnolencia que poco a poco se va quedando atrás. Muchos romances han nacido de estos días lluviosos, muchas ideas se han concebido en mentes excitadas ante la presencia ociosa de un día tempestuoso… Sin duda, un día así, es un día maravilloso.

Mi amor por este día, se debe en gran parte, a que todo parece moverse menos nosotros; Y así, puede sentirse la paz en mi cabeza… Solo cuando estoy muy sorprendido para pensar, y enamorado de un gesto de la naturaleza que me llama a contemplar.

En mi corazón se guardan muchos recuerdos felices de días lluviosos, desde temprana edad hasta ahora… Un día de colegio felizmente frustrado; un baño espontaneo y voluntario con mi hermanito bajo la lluvia; Un beso de mi ex-novia en el balcón de su universidad, una tarde haciendo el amor con ella después de haberme empapado bajo la lluvia; Y claro está, un cigarrito y un café al lado de mis mejores amigos, entre conversaciones de oció, extremadamente relevantes y trascendentales, porque alimentaban una hermandad que poco a poco fue creciendo hasta el día de hoy.

He compartido momentos muy gratos bajo un bautismo de agua dulce y tambores de trueno…  Ha parecido todo, un regalo del cielo, pues el día de hoy, llenan mis recuerdos, y han guiado a mi vida a momentos en los que no teniendo nada mejor que hacer, he concluido a ser lo mejor que pude haber sido… (Los picos más altos de felicidad que la gente llama “Mis momentos más dichosos”). Es por eso que este día, a través de estas líneas escritas de inspiración, pretendo animarles a que tomen un cigarrito… o un café… o un cigarrito y un café, y disfruten del ambiente la próxima vez que se disponga a llover. (Les deseo, mi clase de momentos dichosos)

En los tiempos paganos sacrificaban a vírgenes para que lloviera LOL

Mejor demos gracias a Dios y lo dejamos así, si no llueve… XD

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Anecdotas, Voctor y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Sacrificamos a una virgen?

  1. si, en general mucha gente viene y le teme la lluvia, me imagino que tiene que ver con la clausura de ciertos instintos humanos naturales que ya no creemos que sean de moda…
    pero igual las gotas de lluvia caen en extasis y se sacrifican estrellandose contra la tierra, los objetos y nosotros para pagar con su sacrificio nuestra propia purificacion…
    entre caimaneras de basket y futbol y conciertos la lluvia es un aliño bien sabroso para la vida, a veces me hace falta estar en el medio de la nada de pie inmovil recibiendo la bendicion del agua caida de las nubes…
    muy bueno papa saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s