Un viejo y un Fauno (El Cazador de Luciérnagas)

Cazando luciernagas

-¿Recuerdas? -Le decía un Fauno a un  viejo mago en una estrecha pero calida cabaña-

-Estábamos reunidos junto al fuego, razonando sobre la Justicia y no pudimos llegar a ninguna conclusión…

Hay algo que tengo en el pecho, nunca me sentí a gusto con ese tema… No podía discutirlo con usted querido amigo. ¡Seria muy doloroso!

-¿Y eso que lo comentas ahora? –Contestó el viejo mago-

Veo que hoy es uno de esos raros días, en el que estas de buen humor…

-Bueno…-Prosiguió el fauno- es que hoy, después de muchas anécdotas que me has contado, quiero hablarte sobre una que fue muy dura para mi. Ahora pienso, al contrario de ayer, que un problema no se puede discutir mejor con otra persona que con un amigo.

El viejo, no pudo emitir sonido alguno. Solo tomó su pipa y le añadió algunas ralladuras de tabaco y mandarina sentándose más cerca del afectado fauno…

-¿Recuerdas que una vez hablamos sobre “Propósitos”? – Preguntaba el fauno abrigándose con una manta de lana junto al fuego…

-¡Recuerdo!– Asintió el viejo-

-Veras… -Continuo el fauno- Yo tenia un amigo hace mucho. Digo “tenia” porque penosamente a muerto…

Éramos muy buenos amigos, como hermanos. De esos que terminan la oración que empezó el otro y suelen ir de pesca, llorar y reír juntos ó tocar música

Yo era un pequeño Fauno como mi amigo y como bien sabrás después de nuestro gran debate sobre la justicia. “La vida pocas veces es justa”.

Un día, pequeños como éramos. Salimos a pasear por el bosque, en busca de luciérnagas ciegas… A mi no me gustaba coger luciérnagas, pero el era tan bondadoso que las cazaba conmigo para cuidarlas. La mayoría de veces, las luciérnagas ciegas se mueren porque no pueden ver…

Era de noche, solo así se pueden encontrar… (Las puedes reconocer porque su luz parpadea diferente a la de las demás)

-Esa noche. –Prosiguió el fauno- las luciérnagas volaban alteradas, ¡mas de lo normal! ¡Volaban alto entre los árboles!

El fauno, triste y lloroso, hizo una pausa muy apenado. El mago al observar esto, puso una mano sobre su hombro y dijo.

-Amigo mío… Las penas que se llevan por dentro, marchitan el corazón. Tranquilo… Eres muy valiente al contarme algo que te duele de tal manera… Continua.

-Bueno-dijo el fauno- Esa noche… Nos trepamos a los árboles para poder rescatar más luciérnagas… Mi amigo no estaba contento con las pocas que guardábamos.

La ramita del árbol en el que el se trepo, estaba muy frágil y…

Estaba muy alto…

Después de una profunda inhalación y exhalación, el Fauno confesó:

-Mi amigo se desplomo sobre la noche, en las profundas aguas del lago…

Nosotros los Faunos no podemos nadar muy bien… ¡Así que el se ahogo!

¡Y yo no pude hacer nada!

¡NADA!– ¡Exclamó el Fauno llorando!-

El viejo mago se apresuró en abrazar a su amigo y consolarlo dulcemente. No dijo palabra alguna, solo lo consoló delicadamente hasta que el pobre fauno pudo dejar de llorar y continuar…

-Como dije antes viejo… Hablamos hace poco de “propósitos” y es que mi amigo… ¡se murió sin uno!

Lo buscaron por semanas, nadie lo consiguió. ¡Todo mundo pensó que el se había perdido en el bosque! Pero la realidad fue… ¡que el se ahogo!

Yo nunca tuve el coraje de decírselo a nadie… Era muy pequeño, sentía mucho miedo…

-Amigo…-Respondió el viejo mago- Usted sabe que hemos estado juntos desde que me rescataste del embrujo de aquel malvado Nigromante. ¿NO?

-¡SI!… -Asintió el fauno-

-¿Y, cuantas veces, desde aquel entonces, te he mentido?

-¡Nunca! Que yo sepa… -Bromeo el fauno-

-¡BUENO! Por esa razón debes creer en lo que te voy a decir…

¡Claro que tu noble amigo ha tenido un propósito en la vida! – Afirmó el mago-

Le daremos el propósito que por inocencia le fue negado.

Deberás contar a todos el terrible destino de tu bondadoso amigo pero cuando lo hagas; Deberás hablar también de la compasión que brotaba de su corazón para con las luciérnagas. ¡Ese muchacho iba a ser un hombre de bien! , de esos que cambian el mundo.

No sabemos ¿Por qué? Pasan las cosas… Pero si conocemos el corazón de las personas y es tu tarea y la mía, el darle a conocer al mundo, el propósito de tu amigo…

-¿Y cual seria ese, gran amigo? -Confesó el fauno un poco confundido-

-¿Todavía no has comprendido? -Preguntó el viejo mago para luego contestarse a si mismo-

-Tu amigo fue una de las muchas almas puras que no encajan en este mundo de empresas y búsquedas egoístas… Por eso… Pienso yo… Que el propósito de su vida fue la compasión… ¡Debemos contar su historia para inspirar a los corazones solitarios!

-¡Ya veo! – ¡Comentó el fauno con una gran sonrisa!-

-Una última cosa… -Prosiguió el viejo- La vida, injusta muchas veces, es también malinterpretada pues generosa como es, nos a unido como amigos para que no nos separemos jamás. ¡Eso! ¡Te lo puedo apostar! Pero como eres un ser tramposo y ruin, ¡serias capaz de quitarte la vida para ganarme una apuesta!

-¿Quién lo diría?-Comentó el fauno- Un viejo andrajoso, retando al más valiente e intrépido de los Faunos. ¡Ajajá!

-¡En mis tiempos! ¡Yo era uno de los Jovencitos mas apuestos e intrépidos del mundo! –Replicó el viejo-

-Claro, en tus tiempos… ¿Hace cuantos milenios? ¡Ajajá!

El viejo, con una sonrisa de satisfacción, se propuso ese día, dejar ganar la discusión a su amigo. No sin antes decirle un montón de acostumbradas mofas…

-Pero si tú no eres un jovencito, ¡fauno decrepito!

Además, estas tan gordo que cuando te caes de la cama, ¡te caes por los dos lados! ¡Ajajá ja!

Y así, mientras tenían una muy acostumbrada y acalorada pelea. El viejo y el fauno, prometieron contar a todos la anécdota del cazador de Luciérnagas.

Yes- The Heart of the Sunrise

Esta entrada fue publicada en Anecdotas, Cuentos cortos, Voctor y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Un viejo y un Fauno (El Cazador de Luciérnagas)

  1. no se tu…
    pero siempre he pensado, que todo tiene un proposito y un porque… el detalle es que muchas veces no lo vemos, sino mucho tiempo despues y luego de unos cuantos tropiezos…
    pero nada es coincidencias, digamos que son los inquebrantables engranajes de eso que llamamos vida los cuales dan vuelta de forma infatigable y siempre engranandose unos a otros
    saludos muchachones

  2. Boster dijo:

    Thanks man, voy por la mitad de tu historia detectivesca!
    jajajaja
    Yo tambien creo en eso… Tenemos eso en comun, me alegro disfrutaras de esta historia.
    Son dos personajes a los cuales le agarre mucho cariño

  3. Boster dijo:

    Que mierda, hice muy pesada la narracion de esta historia… No me gustó como quedo!
    Tengo que simplificarla un poco…

  4. vilmis dijo:

    No te juzgues, para mi quedo perfecta me hiciste sentir como si estuviera al lado de esos dos seres viéndolos y escuchándolos hablar, de verdad me encanta mucho estas fabulas, si se pueden llamar así, sabes que no conozco mucho de los términos, jeje, pero igual me gustaría leer mas, mientras se pueda claro….. Y es muy importante el tema que tocaste pienso yo, porque a veces por otras razones mal interpretamos los acontecimientos y emitimos opiniones errados y pensamos erradamente, pero gracias a dios existen buenos amigos que tienen su mente mas clara y nos pueden guiar y ayudarnos a entender lo fácil y bella y a veces muy frágil que es la vida!! Gracias por compartir estas bellas cosas!!! besitossss….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s