La mujer barbuda

 

Que obscenidad, la mente de la noche, bruja arpía reflejada en la tez de una dama, tan muerta y desértica como su irreflexiva conducta.

 

Muestra sus cartas y trucos cargando con su primogénito lleno de ira y con un futuro incierto.

 

Se aleja del mar de luz, buscando la salida y hacia el final de este carnaval descubrirá que los espejos no eran de truco y que su apariencia había cambiado para siempre.

 

La muerte camina vestida de mujer, el arlequín del rey le arroja eses fecales como una alfombra de rosas y juntos se alejan con el circo hasta la próxima ciudad.

Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s